María Montessori

María Montessori es una de las grandes figuras que ha dado Italia en su historia. Fue la pedagoga más influyente del siglo XX y una mujer que introdujo conceptos educativos, que aunque hoy vemos completamente lógicos, en su día fueron revolucionarios en relación al beneficio de la libertad del pequeño y la introducción del juego a la enseñanza.

 

A continuación vamos a explicar cuáles son los principios de María Montessori para educar a los niños. De esta manera podrás entender mejor cómo es su filosofía para implementarla en casa. Tus hijos crecerán más felices y con más confianza en sí mismos. Además, tú sentirás la tranquilidad de que estás respetando sus ritmos evolutivos y también a ellos como personas con su propia idiosincrasia.

 

  • Los niños aprenden de lo que les rodea, por tanto, permite que exploren su entorno con total libertad.

  • Evita criticar demasiado a un niño, de lo contrario solo aprenderá a juzgar a los demás.

  • Elógialo con frecuencia para que aprenda a valorar.

  • No seas hostil con el niño pues así solo aprenderá a pelear con los demás.

  • Si eres justo con él, aprenderá a ser justo con los demás.

  • Evita ridiculizar con frecuencia a un niño ya que formarás a una persona tímida.

  • Haz que se sienta seguro para que aprenda a confiar en los demás.

  • No denigres ni subvalores a un niño porque estarás sembrando en él un fuerte sentimiento de culpa y una baja autoestima.

  • Acepta sus ideas y opiniones con frecuencia para que aprenda a sentirse bien consigo mismo. Aliéntalo y motívalo en las tareas cotidianas para que gane seguridad.

  • Asegúrate de que el entorno del niño es agradable. Haz que se sienta necesario. Así aprenderá a buscar el amor en el mundo y no se conformará con menos.

  • No hables mal de tu hijo delante de él. Y tampoco lo hagas cuando no esté.

  • Escúchalo siempre y respóndele cuando te pregunte.

  • Dale una mano cuando necesite ayuda, pero pasa desapercibido si es capaz de encontrar la respuesta por sí solo.

  • Respeta a tu hijo aunque haya cometido un error, él solo lo corregirá en algún momento.

  • Cuando te dirijas al niño, hazlo siempre de la mejor manera. Ofrécele en cada momento la mejor versión de ti. Recuerda que tú eres su modelo a seguir.

 

Como puedes ver, el método de enseñanza Montessori forma parte de una corriente de filosofía de la educación que se basa en el respeto por la psicología natural del niño/a.

Se prepara al niño/a  para un desarrollo del que se le hace responsable a través de la cooperación con el adulto que sustituye a la imposición de tareas. Creamos un entorno adaptado a su aprendizaje y el niño/a  tiene libertad de decidir hacia dónde quiere dirigir su actividad.

Montessori le otorgaba un papel orientador fundamental a los adultos, y en especial a los padres, considerándolos como los guías principales del niño/a, las personas responsables de mostrarle su entorno y las potencialidades que existen en él.

Debido a la inclinación de este método hacia el auto-aprendizaje el material es una parte muy importante y por ello, os mostramos una relación de materiales que os serán de gran ayuda para poner en práctica éste método en casa.